Theon, el Alguacil | Jyggalag/Sheogorath
JyggaSheo_zps65125afa.png

_
Colabora estrechamente con el Alcalde Kerensky, intentando reparar los estropicios que este causa con su abominable gestión del pueblo. El Alguacil tiene suerte de que Bélenos sea un pueblo relativamente calmado, ya que así se puede dedicar a esas otras labores de carácter más administrativo. Es, aparentemente, el tipo más normal del pueblo. Pasa todo el día estresado entre pilas de papeles y, cuando llega la noche, se retira a descansar para estar listo de cara a un nuevo día de trabajo.

Lo que se supone que nadie debería saber es que al llegar a su casa el Alguacil no se va a descansar, sino que dedica el tiempo a dar rienda suelta a su algo atrofiada vocación detectivesca. Las paredes de su habitación conforman un inquietante mural que recoge las fotografías de cada uno de los aldeanos de Bélenos. Al lado de ellas, hay anotaciones tomadas durante años acerca de sus vidas: compañías, aficiones, gustos… Entre ellos se intercalan anotaciones amenazantes que parecen haber sido escritas por otra persona. Esa otra persona es en realidad él mismo, lo cual resulta evidente viendo sus constantes cambios de personalidad y sus discusiones internas y no tan internas.

Mantiene una buena relación con Aditu, la Bufona, quien parece ser la única que comprende a su lado más inestable.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License